19.7.17

Caballero

Cabalgar a ciegas en una noche densa,
montada en el humo de un ardiente sueño
clavar las uñas en su cuerpo
arquear la espalda y elevar el pecho,
espolear impaciente y apretar las piernas
bajo el fuego encendido del deseo.
Y abrir el vientre para recibir las caricias directas
del Caballero fiero, que seduce y penetra
incluso la fantasía más pequeña.
Y profanar sus muslos
hasta lograr que broten alas de mi espalda
con las que pueda volar
y dejarme caer en su abismo inmenso.
Y desnudar el alma ante el hombre invisible 
que fue capaz de liberar mi mente y despojar mis miedos.


Jueves de Relatos
La semana está a cargo de nuestro querido amigo, PEPE, con su blog, 
El tema a tratar son los miedos, "MI MIEDO Y YO"
Hay una amplia gama a elegir, yo me inclino por esos miedos a Ser, los miedos a seguir el camino, pero lo hago desde la visión de haber traspasado esa cárcel mental que, a pesar de ya no existir más, a ratos sigue habitando la mente.

12.7.17

Catarsis

«Tranquilo, tengo en mis manos tus sueños de esta noche 
y te aseguro que son inspiradores y reconfortantes. 
¡Por fin algo me distancia de la muerte! Te cuento...»
[fragmento]


Atada a los nudos de la conciencia, con el temor temblando por los poros, permanezco inmóvil, torturando con fuerza, la piel, la carne y los huesos, hasta vaciarme de mí ... de los tiempos.

Quisiera huir, pero sé que en algún momento aparecerá la verdadera personalidad que se esconde bajo estas gruesas capas de infierno.

Y en las frías catacumbas que hay en mi mente, exprimiré la vida y los recuerdos.

Jueves de Relatos
Esta semana corre a cargo de Alfredo Cot, con su blog, 
Tema: "Estados de Conciencia"

6.7.17

¡Juguemos!

Llegué tarde ... él ya no estaba.
¡ Demonios !
Jamás había sentido tanta ira por mi comportamiento, ahora estaba enfadada, deseaba lanzar objetos contra la pared y así poder descargar esta frustración por lo que le había hecho, pero mi mente martillaba con fuerza palabras antiguas que siempre que perdía el control venían a mi cabeza.
¡No lo hagas, no es correcto!.

- ¡Al diablo con eso!, caminaba de un lado a otro tratando de calmarme, nada sucedía.
Tomé el celular y observé la palomita verde de "visto"
- ¡Diantres ...!, hace una hora que lo ha visto y no me ha devuelto el mensaje.

-¡Vamos!, que no es para tanto, ¿ o si?, a cualquiera se le puede olvidar un aniversario, ¿no?, preguntas sin respuestas o quizás que yo no quería escucharlas.

Me encaminé hacia la sala y en cada paso mi mente se iba relajando, observé la cuidadosa escena que había hecho para mí, velas rojas, aromáticas, pequeños ramos de rosas blancas y rojas puestos estratégicamente y al fondo la mesa perfectamente dispuesta.

Un largo suspiro fue suficiente.
Me senté en el sofá y esperé su llegada, con el corazón atormentado y la desdicha en mis párpados mojados.

Sentí sus pasos a media noche, pasos fuertes que se cimbraban en mi pecho, me levanté a su encuentro pero me detuvo su ausencia, un "Hola" fue lo único que escuché, no sentí su abrazo ni el beso cálido con el que siempre me recibía, sólo un abismo entre nosotros.

¡Vamos!, ya debería conocerme, siempre sucede lo mismo, soy pésima para recordar fechas.
Él tomó mi lugar en el cómodo sofá, quería su espacio y estar en penumbras, me retiré a la habitación, me sentía devastada.

Sentada en el borde de la cama pensé en lo que podía hacer para redimirme, decidida fui a su lado, con mirada lasciva, saboree el triunfo antes de haberme acercado.

¡Probemos!
¿Qué tan resistente eres después que decida reptar mi lengua por tu sexo ...?
- De la palabra al hecho ... ¡Juguemos!.



Esta semana nos convoca a los Jueves de Relatos, MOLÍ, el tema a tratar son "Juegos y Juguetes de niños, adolescentes y adultos".

29.6.17

Túnel

Decidí amarme, mucho más de lo que una vez amé.

Lo he vuelto mi rutina placentera, la cotidianidad no me pesa, porque lo volví mi forma de sentir que aún existo, que volví de las entrañas de aquel túnel, que rasgue en las paredes de tu abismo ... hasta dar conmigo.

Lo hice con esfuerzo, no tuve miedo, porque nada había para perder de nuevo.

Ahora, cuando desnudo mi cuerpo y me posiciono frente al espejo, no desvío la mirada, no eclosiono entre lágrimas ni contengo los suspiros.

Mi mente,  me recorre despacio y con suavidad, ella encuentra el camino hacia mi hogar.

Jueves de Relatos en casa de CHARO

28.6.17

Espiritual e ingrávido


Si esta noche estuvieras aquí... acompañando mis sueños... en forma espiritual e ingrávido... si pudieras llegar hasta mis aposentos te contaría mis fantasías ... mis perturbadores sueños ... mi deseo más íntimo... donde termina mi realidad y habita mi verdadera esencia, mi universo interno... 

Esta es mi noche, donde mi ser se eleva, dejando detrás un cuerpo tibio, apacible, mi espíritu percibe que cerca se encuentra otro espíritu, y susurro en tu cuello, como un secreto confesado a la luz de las estrellas, verbos no conjugados... erotizados, dejo caer en tu esencia seductoramente, gotas de miel... besos de fuego... palabras desnudas... suave y delicadamente... rozando el lóbulo de tu oreja con mi lengua, murmuro, sueños de mis noches solitarias, donde habita la guerrera en constante lucha por sus aventuras, recreadas en mi mente y de la punta de mis labios las sumerjo en una lengua resistente y poderosa ... tu lengua.

Te entregaría mi deseo más íntimo, sin miedo ni vergüenza, lo que por pudor jamás me atreví a confesar, de tu mano... saltando al vacío. 

Si esta noche estuvieras aquí, espiritual e ingrávido, serías mi pecado más íntimo ... Estremeciendo a la luna haría realidad tus fantasías más perversas y en lo profundo de tu alma, mi alma quedaría anclada.

Si esta noche estuvieras aquí ...


24.6.17

De reencuentro

Volver de entre las cenizas
en cada anhelo que imagino
en cada sueño que percibo.
Volver a sentir cuando te nombro
y acudes a mi llamado, 
volando presurosa
a enredarte por mis costados.
Volver cada noche
derretida entre mis brazos.
Porque cuando mi pecho
susurra tu nombre,
la noche entibia tu esencia
la empuja hasta mis sueños
volviéndome una ... conmigo.

20.4.17

Plazo

Cómo quisiera encontrar las palabras precisas para expresar con certeza este dolor que sin ser físico, es poderoso y logra hacerme daño.

Estoy cansada de deambular por canales vacíos que delinean soledad y abandono, agotada de ser invisible a mi reflejo, indiferente a mi propia umbría.

Quise desviar mi camino y, sin darme cuenta, en el trayecto se quedó mi corazón colgado de una sombra, tanto tiempo ha pasado que perdí su palpitar, ahora cargo en mi pecho el hueco vacío y sin embargo lacera como si en su centro tuviera clavada una daga.

Lo confieso ... hay una fecha de caducidad para una muerte lenta


Este fin de semana se cumple mi plazo, no estoy segura si estaré lejos un día, una semana, un mes, un año ...
Si prometes no olvidarme ...te prometo regresar.

Gracias por tu comentario, se queda conmigo, no lo haré público.

19.4.17

Soledad

El frío que desde hace tiempo colonizó mi pecho
sigue anclado, como deteniendo el tiempo.
Me empuja, me atrae, me atrapa
hasta hacerme sentir parte suya.

18.4.17

Intimidad

Niña interior
que en noches sin luna
se asoma tímida por mis ojos
y deja salir una lágrima
que cuelga de mi tormento.


11.4.17

Aliento

"Cómo duele abrir la puerta y recibir el golpe seco 
de este recuerdo que se niega a perecer."


Llegarán las sombras y en su pecho vacío
derramaré la última bocanada de aliento
que aún guarda tu presencia
mis pupilas, cuencas ya sin vida
que esperaron estériles una noche más en ti
para volver a ser
eclipsarán en un letargo infinito
y cuando al marcharme
por última vez mire en tus ojos y ya no pueda verme
porque los habrás vaciado de mí
vencida y sin vida, me alejaré de ti.

Buscaré el atardecer en mí
para dar sepultura a las cadenas que ciñeron mis muñecas
sin testigos, asistiré a mi sepulcro
mostrándome desnuda ante la tumba
mientras suelto el grito retenido en mi piel gastada
"Aprenderé a saberme en tu olvido".

10.4.17

Para recordar

Los detalles se guardan en el corazón.

Gracias mi bella, Ginebra por el cariño con el que has recibido el comentario que realicé en tu espacio.
Mi beso

7.4.17

Prisionera de tu alma

Presa en la oscuridad de tu noche
he amarrado a tu verbo cada latido que emana
de éste corazón que te respira por dentro,
mis labios callan lo que mis pupilas gritan,
se pierde mi voz en la profundidad de tu beso,
cuando tu lengua misteriosa me penetra,
devorando cada recoveco de recuerdos,
encuentras la solución al dolor que me palpita,
me hago vida en tus palabras,
caigo rendida al confort de tu mirada,
cuando recoges los trozos de mi alma fragmentada
y en un suspiro que brota de tu esencia
me moldeas a tu forma, atándome a tus entrañas...
¡ Quiero ser tu prisionera !
encadéname a lo salvaje de tu poema
sujeta con fuerza la armonía de mi aliento,
danza en mi cuerpo la humedad de tu penumbra,
captura de mi rostro las gotas de sal
que vas hilando en mi memoria,
dibújame el temblor de tus suspiros,
en el gemido gutural que viste mi piel del magma de tu vientre,
¡ Libérame !
para que sea mi alma la que dócilmente a tus pies caiga postrada,
entregada al fuego de tu infierno,
¡ Sométeme !
a la lujuria de tu cielo.

Vuélveme a ti... en el lazo rojo que me adhiere a tu alma.

5.4.17

De retroceso

Dentro de los sueños, los recuerdos se deshacen suavemente en la boca, llevan textura variada y sabores infinitos, los hay desde lo avinagrado de los enfados hasta lo más dulce de un deseo, en cada mordisco, crujiente o sedoso, se impregna el paladar de su consistencia caprichosa.

Volver los pasos a la infancia, a los recuerdos que se quedaron agazapados en un rincón cualquiera de la vasta memoria, volver a ser niña, a sonreír por las pequeñas cosas y celebrarlas como grandes victorias.

Lo conocí cuando tenía doce años, adoraba su nombre, su voz, sus pasos largos y pausados pero, el cómo se dirigía a mí, era verdaderamente exquisito, me hacía sentir soñada, siempre correcto, cuidando sus palabras, dulce y educado, "Te esperaré a que crezcas", [me decía] "Te esperaría por siempre ..." [también me decía], no pasamos de miradas escurridizas, de aquellas medias sonrisas que llevaban el alma impregnada, de suspiros a distancia, de palpitaciones avasalladoras, ¿eso era amor?, no lo sé, sólo sé que, constantemente recordaba su mirada, algo tenía que la hacía única, especial, pero su tiempo no era el mío, tampoco su espacio, tres años después con cierto nerviosismo, me presentó a su novia ... ¡plof! se derrumbó mi mundo.

Trato de encontrar las palabras que me indiquen qué ha cambiado de mi ayer hasta ahora y me doy cuenta que ... la primera vez que poblé un cuaderno de mi infancia fue con una frase que me salió del alma, "Primer Amor, Primer Dolor", dedicada a aquel momento en el que se quebró mi corazón, cuando me llegó la invitación a su boda.

¿Qué me hizo engancharme tanto a un hombre quince años mayor que yo ... es posible que la causante fuera la ilusión, lo cierto es que repito patrones, siento que las relaciones sólidas son aquellas en las que el hombre es mayor, por lo menos quince años.

Años después lo volví a ver, ya no me parecía tan alto pero seguía igual de encantador, su mirada que en tiempos pasados era indescifrable ahora estaba clara, destellaba montones de ternura, me despedí de él como nunca hice antes, con un beso en la mejilla y un adiós.

Cerré el círculo que por años había quedado abierto y dentro de él murió la niña, asfixiada por el tiempo.

Más Relatos con nuestra anfitriona de esta semana, MOLÍ

4.4.17

Abismo

Al filo del abismo,
justo en la desembocadura de la razón y la sinrazón.
Donde el alma no es víctima,
tampoco es verdugo
abrí mis alas,
de mi vientre y en pleno vuelo
dejé salir las sombras que se desbocaron al vacío
y en un místico ritual desnudaron tus ausencias
volviendo a mí, ahora libres
asombrada, busqué mi propia mirada.

Mientras consumía tus latidos de mi corazón solitario.


31.3.17

Reteniendo el tiempo

Aún puedo escribir sobre mis hojas cansadas
puedo hacerlo con la tinta invisible
de un atardecer sombrío
una letra, una palabra, quizás un poema inacabado.
Puedo modificarte en mi mente
reinventarte de mil formas distintas
que evite acostumbrarme a llorarle a tu recuerdo.
Puedo olvidar tu despedida
y quedarme suspendida en ese espacio
que se desprende de la penúltima sílaba
y quedarme allí ... alargando el final.

Lo que no puedo hacer es borrar este sentimiento
que nació al conocerte.


29.3.17

Pacto

Si supieras lo que pienso en éste momento ...
Me he sacado el alma, para no sentir que tus demonios aún me carcomen por dentro.
He volteado mis ojos hacia un lugar extraño intentando no reconocer que perdí el norte en tus brazos.
De mi vientre depuré tus espasmos y me arrodillé a un Dios inexistente para borrar de mis rodillas las huellas de tus pasos.
Hice un pacto con la noche y, a cambio de no traerme tu nombre de regreso, le otorgué la luz de mi esperanza para una vida nueva.
Ahora transito en la oscuridad de un cuerpo que poco a poco va pudriéndose por dentro.

26.3.17

De recuerdo

Otra noche más en este abismo oscuro
otra noche más que no reposo sobre tu pecho
otra lágrima recorriendo la piel
ante la tristeza del lecho vacío.
Todo se desvanece ante tu recuerdo
y me mantiene fiel a tu aroma
siguiendo un camino de avatares
mientras percibo la nobleza de tus ojos.
¡Qué importa si ya no vuelves!
¡qué importa si prefieres mantenerte en mi pasado!
si aún te guardo en mis pensamientos
y eso es suficiente, porque te llevo conmigo.
Me convertiste en lo que soy y seguiré siendo
me transformaste en lo que siempre quisiste.
En mis sueños, soy el remanso de paz
al cual arriba tu cuerpo cansado
mi mente es el lecho en el cual anhelas perderte
soy las horas cálidas que te acogen
soy la flor y soy el néctar que te sirven de alimento.

soy la que ofrece todo, sin esperar a cambio nada.
Porque soy leal a tu memoria.

22.3.17

Bajo tu órbita

Y si al tratar de llenar un espacio que creía vacío me doy cuenta que no lo está, que tu esencia que todo lo envuelve, me ha acompañado por esta travesía que es la vida.

Y si en la introspección percibo que tu mirada aún tiembla en mi pecho, que cada noche que el insomnio me acompaña, tu mano firme y decidida aún recorre con soltura por mi cuerpo, que el silencio rescata de entre los rescoldos tu nombre que aún venero y lo trae nuevamente a mí, a esta alma que humildemente se desarma y se arrodilla entregada ante tu recuerdo.

Y si al final, cuando creí que de ti me había alejado, me doy cuenta que, bajo tu órbita, vuelo en círculos cuadrados.



y con mis párpados cerrados, lo confieso.
¡Te extraño!.



Jueves de Relatos 
Esta semana nuestra anfitriona es, Maribel en su blog Soliluna, el tema es CÍRCULOS VICIOSOS, les invito a visitar su espacio y degustar las distintas formas de abordar el tema.

20.3.17

Lazos

Desde el primer instante
que apareciste en mis sueños
invadiste mi piel
colonizaste mi pecho.

Hoy sigues aquí
en las noches sin luna
cuando la obscuridad es total
tu esencia brilla.

Vienes ... cuando más te deseo
cuando menos te espero
porque sabes que te necesito
que sin ti me pierdo en mis abismos.

Desde el primer instante
besé tu sonrisa
bebí de tus caricias
y me envolví en tu entelequia.

Me tienes en ti, en tus besos de fuego
y tu mirada interminable.

15.3.17

Plegaria

Señor ... he perdido la fe y la esperanza.
Desconsolada me desvanecí en la obscuridad, ya no habito en el calor vehemente de tu abrazo, ni coexisto en la profundidad de tu iris bondadoso.

Apiádate de mí, si es que existes Ser omnipotente y misericordioso, que tu manto poderoso se ciña en mi columna, que sea tu luz la que profane mi ser inerte y me lleve a tu senda como principio y fin.

Arranca de mi pecho la duda que lo carcome, hazme sentir que existes y vuélveme a ti ... 
Sé mi Rey, sé mi Dios, sé el faro que guíe mi camino, sé mi todo y sé mi nada, que dentro de la misma nada, tu omnipotencia sea infinita.

Todo lo puedes Señor de mis plegarias, la tristeza corroe mis entrañas, atraviesa este cuerpo debilitado y tembloroso ... Señor, llorosa te lo imploro.

No puedo soportar su óbito, llévame ante él, llévame ante ti.
Haz que fenezca mi carne y logre renacer en ti mi alma.


Más de Jueves de Relatos en: La guarida de las locuras

11.3.17

Mirada ausente


Te escribo con la tinta de una lágrima
cuando la abertura deja escapar
la sonrisa fallecida.

Te escribo desde esa herida en el fondo
donde habita un verso marchito
y una palabra que deja el alma vacía.

Te escribo donde yace un te quiero invisible
mientras la yema de mis dedos intenta borrar una caricia gastada
que se resiste a callar en la memoria el recuerdo de tu mirada.

Te escribo en la tristeza que arrastra el recuerdo
cuando la agonía deja obscuridad en el pecho
por tu mirada ausente.

8.3.17

Eternas

Escuché con atención sus pasos, los reconocí de inmediato y en un acto involuntario, susurró en mi espalda. 
-Te extrañaba, ¿por qué te fuiste?.

No lo hice, me quedé a tu lado, pero no me viste.

Abrazó mi esencia y en forma delicada vislumbró en mi alma heridas nuevas, profundas, pero no preguntó, ha aprendido a respetar mi espacio, vio mis lágrimas y enredó su rostro en mis cabellos, intentó no incomodarme.

Me lanzó en forma delicada una mirada profunda y nuevamente me acogió entre sus brazos, sentí su aliento, tan cálido y placentero y sin poder contenerlas, brotaron sus lágrimas e inundaron mi alma, son tan bellas, ella es eternamente dulce y comprensiva, un ser de luz en el cual me siento protegida.

Se sentó a la mesa, escuchó mis silencios y me ofreció la mejor de sus sonrisas, su mano acunó mi rostro, su dulzura no tuvo límites y sin decir palabra, me dedicó el tiempo suficiente para suavizar mis fisuras.

Disfruté escucharla mientras cocinaba para ella, preparó la mesa, velas aromáticas y la sonrisa de sus labios, se levantó y extrañamente decidió cocinar conmigo, no recuerdo el menú, sólo su presencia, intensa, llena de ternura, bromas y caricias.
La comida, mi tequila y su tinto y nosotras, por siempre ... mi pequeña.

Antes de marcharse, susurró bajito
"Eternas ... ¿lo recuerdas?.
Más relatos en Matices ...

6.3.17

De tiempos



No hacía falta un lecho de espinas
tampoco un camino con piedras preciosas
sólo necesitaba un poco de tiempo
o quizás una mirada, que me dijera sin palabras
"Estás conmigo ... a mi lado, no te pasará nada".

Pero el tiempo que todo lo envuelve
es nuestro mejor aliado
o el peor de los enemigos.
Las cosas se dieron en forma distinta.
¿Qué remedio ... ?

Toca poner un cordel en la herida,
apretarla con fuerza
y llevarla al rincón oculto de luces y sombras
y esperar con paciencia
... para que ya no me duelas.

1.3.17

Tumba abierta

"El asesino siempre vuelve al lugar donde cometió el crimen", [dicen], pero ... ¿ y la víctima ?, fue una pregunta que perturbó mi cabeza por demasiado tiempo, hasta ese día nocturno que la respuesta llegó. 

Mis pasos indecisos me volvieron a lo que en otros tiempos fue mi tumba.
 Me acerqué a hurtadillas, había recuerdos por todos lados y una ventana que siempre estuvo cerrada, ahora, extrañamente la encontré abierta.

Escuché atenta y observé, tratando de contener el aliento, los recuerdos me golpearon con tanta fuerza que, por momentos, me vi a mi misma a cualquier hora, de cualquier fecha, del otro lado de la ventana.

Recuerdo caminar silenciosa y cabizbaja entre mis propias ruinas.

Mis pasos hacia la ventana se cimbran en la calle, escucho el crujir de la muerte detrás de ésta abertura que me hunde, en el frío piso de mármol de esta vieja casona, mientras la vida allá afuera sucede.

Sombras y luces se abren y cierran constantemente, devoran mi cuerpo mientras el tiempo transcurre y yo ... sigo inmersa en estas cuatro paredes.

Me sobrevive un deseo que muere lento en mi interior, le he extirpado las entrañas y el alma, aún así, no ceja en su intento por sacudirme, se repite constantemente, no importa si es de noche o es de día.

A veces sólo llega y me abraza, me hace sentir arcilla entre sus dedos, piel sedienta de humedad, libertad bajo sus alas.
Otras veces, me destroza, me vuelve desierto y abandono, sequedad en mis retinas, arena gris, obscuridad.

Otro día más, otra noche más, nada me fortalece, mi voz se apaga mientras me hundo, en un charco de lágrimas, agonizando casi sin latidos.

Rechazo la religión que me ofrece un renacer eterno. ¡ No quiero volver... !.

De este lado de la ventana, sólo hay desesperación y muerte.
Mi mente se duerme y exprimo de mi aliento sus últimos suspiros.

El vuelo de regreso fue libre, [desde fuera], descubrí con tristeza que al marcharme, 
mi alma se mantuvo presa.


Más Jueves de Relatos en La Plaza Del Diamante

25.2.17

Tu llamado

Silencio ... respira lento
acompasa tu corazón
al ritmo de sus pensamientos.
Desliza hacia abajo tu mirada
y une ambos labios, en señal de respeto.
Aprende a callar
para escuchar lo que él clama.
Recuerda ... desde hace tiempo
... te llama.
Y no lo escuchas, por tus miedos.
Sólo déjate llevar
y quita los amarres de tu alma
deja que te envuelva esa paz
que anida en su pecho.
Silencio ... Él está dentro de ti
... te llama.

23.2.17

Desnuda


El aroma del café recién preparado me lleva a un torbellino de recuerdos.
La noche previa, tan obscura como ardiente, la mirada oculta, intentando que no vea en mis ojos la vulnerabilidad que me atraviesa cuando a su lado me encuentro, la ropa desordenada en el piso, su mano acariciando mi mejilla mientras su corazón atraviesa el interior de mi pecho.

El desorden de mi mente cuando su bestia interior despierta, y esa manera que tiene de hacerme sentir inmensa. 

Mis pensamientos se dispersan por toda la habitación, una tenue vibración me vuelve a la realidad, me reincorporo nerviosa, el celular insiste exigiendo mi atención, sé que es él, lo intuye mi pecho.
Adoro sus mensajes, cortitos y rotundos, sin esperar un "No" por respuesta.


"Cuando llegue a casa, la única prenda que quiero ver en tu cuerpo es la piel que te cubre, el resto, deseo verlo como decoración de la escalera".

El día pasa lento.
Cuando llega el momento, camino hacia tus brazos, con los ojos cerrados y el alma desnuda, avanzo peldaño a peldaño, con la seguridad que estarás esperándome.
Levanto la vista y te observo desde abajo, con la sonrisa en los labios, escucho tu voz ... ese arrullo que al ordenar, despierta todos mis demonios.

Y susurras en mi cuello, mientras tu aliento me incendia.

"Olvídate del tiempo, no prometas amarme, sólo ámame, en éste momento, no hay futuro, solo existe el aquí y el ahora para dos almas hambrientas".

Más relatos, con Charo, en su blog, 

17.2.17

Caligrafía eterna

Encadenadas mis muñecas 
al fino hilo de seda de tus versos
sometiendo mi esencia que bordea los contornos de mis miedos.

Beso tu verbo tan majestuoso como perverso
succiono con fuerza hasta lastimar mi anatomía
y rendida a tus letras... me abandono a tu dominio.

Tus manos inician el trabajo de moldear mis formas
y mi alma solloza quebrantada 
en pequeñas sílabas de tu escritura.

Tomas mis lágrimas, y como gotas de perla, 
las esclavizas a tu abecedario
cuando derramando trazos en mi piel, marcas la fuerza de tu entrega.

Tu caligrafía es eterna... yo lamo y me retuerzo en tu poema
hundiendo mis uñas en la piel de tu glosario.

15.2.17

Detrás de la ventana

En forma monótona terminé mi día
     La ducha caliente
          El café frío
               Las sábanas heladas
                    Mis almohadas y cojines abrazando [incordando] mi cuerpo
                              y por último
mis párpados ... ¿ABIERTOS?.
¡Demonios!, y cada noche ...
L
   o

          M
               i
                    s
                         m
                              o

Y para cerrar con broche de oro ... de madrugada, la lluvia incesante ametrallando el cristal de mi ventana, dicen que la lluvia que todo lo empapa, también limpia los malos pensamientos, lo cierto es que, cuando llueve de noche, hasta el silencio se esconde.

La escena perfecta para un sueño cálido, tembloroso y ¿despierto?, o quizás también para un recuerdo tierno o aquella mirada que aún insiste y te voltea de cabeza.

Pero el ánimo no está para eso y cuando llega el cansancio, pies juntillas el sueño se acerca y se escabulle sigiloso en mi cama e intenta con el insomnio mantenerme despierta.
P
     a
          c
               i
                    e
                         n
                              c
                                   i
                                        a

                                               Se avecina otra noche larga.

Ya me agota el insomnio y casi, casi, me fastidian los sueños despiertos, y en ese momento, tomo a ambos de las manos, los llevo al jardín y en plena lluvia, justo en un charquito de cielo que a sus pies se encuentra dispuesto, los pongo juntitos y sonrío en silencio.

Y ahora desde la ventana con cierta nostalgia, sólo los observo.


Jueves de Relatos

Nuestro anfitrión en este jueves es mi buen amigo, Dem, con su blog
La temática es; Imágenes demiurgicas, se trata de escribir un relato basado en alguna de las imágenes que él ha compartido previamente.
Los invito a degustar las distintas formas de abordar el tema.

10.2.17

Gracias

Vamos de encuentros y desencuentros, pies juntillas o grandes zancadas, vamos de día o vamos de madrugada, siempre adelante y cuando se ha dado un paso hacia atrás, sólo ha sido para abrazar un recuerdo, para degustar nuevamente un instante, para tomar un respiro o derramar una lágrima.

Pasos, tropiezos, caídas, heridas, vuelos con alas completas o rotas, reímos, lloramos, bromeamos, nos enfadamos, con el paso de los días, todo se condensa en el Ser.

Gracias por acompañar mi camino durante estos cinco años, mis disculpas por mis ausencias, a veces, cuanto más obscuro, más tarda en clarear.
Mi beso

8.2.17

Viájame

Llegaste nocturna, y en silencio tus labios palpitaron mi nombre, fuiste como ese susurro que escurre despacio, acaricia la piel mientras se apodera del alma.

Mis ojos buscaron tus formas, los dedos tu roce, la boca buscó tu boca y solo encontré el temblor de tu aliento.

Desde abajo, reptaste sutil, como seda que se desliza en el cuerpo, intenté besarte, intenté abrazarte, intenté tocar la languidez de tu espalda, de la nada, una brisa templada entró por la ventana y se llevó tu fragancia.

Me vi sola, vacía, me adentré en la oscuridad de mis pensamientos, un escalofrío me recorrió cuando sentí que tu calor se alejaba y me hundí en la estrechez de mi almohada.


Las horas pasaron, el tiempo también, profunda en mis sueños percibí que tu calor nuevamente se acercaba, tu cuerpo temblaba, tu voz a mi piel se aferraba.

Fuimos noche húmeda
y un amanecer de besos
Fuimos oscuridad sonrojada
con sonrisas perladas.
Fuimos mente, alma
y también fuimos sueños.
Hemos sido tanto
... en la calidez de nuestros pensamientos.

Me lo dijiste bajito, en este amanecer intenso, me lo dijiste despacio, sin mover los labios, me lo dijiste cortando el silencio.

"Viájame ... al interior de tus sueños".

Y se marchó el silencio ...




Jueves de Relatos
La propuesta de este día es extraordinaria, va a cargo de Encarni, con su blog:
El tema, "El protagonista invisible", se trata de escribir un relato para algún participante de los Relatos, ya sea de viajes, encuentros, regalos, paseos, café, playa o lo que la imaginación ofrezca.
El relato está dedicado con cariño a mi dulce María, del blog: Algo más que palabras,

3.2.17

He recogido del cielo su infinito sosiego
lo acuno en mis brazos, cual niño pequeño
él, tiembla extenuado
me mira y a mi pecho se abraza.

Lo esparzo en mi habitación ... en mi lecho.
Quiero esta noche mi sueño perfecto.

1.2.17

De confesiones

Lo confieso ...  hoy por hoy
por Ti soy
... Lo que nunca antes

Cálido Presente


Gracias, mi bella, Ginebra Blonde, mujer especial y maravillosa
Mi beso

26.1.17

Radiografía del alma

Es en las noches obscuras, esas que se diluyen por las paredes de mi alcoba, cuando el insomnio, se arrastra extenuado por los pliegues de mis sabanas, que me descubro vacía, totalmente vencida.

Y entonces ... cierro mis páginas antes escritas y tímidamente, empiezo a desvanecerme en el desaliento.

En el impulso de mis pupilas que entretejen palabras muertas, verbos agotados que, derramados en el vacío, colonizan mi pecho.
En el sin vivir de mis sombras moribundas de sueños, de pensamientos desiertos.

Y otra vez sola, volcando mi todo en la nada incompleta, así me quedo las horas sin tiempo,  los días sin ilusiones, sofocando el pudor de mi esencia.

Sin una luz que guíe mi caminar por la vida y la muerte, ¿hacia dónde dirigir mis pasos?, en ese momento, el vago recuerdo de tu mirada me lleva de nuevo al abismo, el tuyo que en un tiempo fue mío.

Me dejo caer derrotada, el dedo corazón palpa un suspiro indeleble en los labios, lleva un amargo sabor a orgasmo marchito y nuevamente la pregunta sin respuesta ...


Jueves de Relatos
Esta semana nuestro anfitrión es PEPE, con su blog, Desgranando momentos
El tema sobre la mesa es "Soledades", como ya lo he mencionado en anteriores ocasiones, solo participo si la propuesta detona la escritura con un pasado o presente.
Les invito a visitar el espacio de PEPE y disfrutar de las distintas formas de abordar el tema, gracias.

24.1.17

¿Lo recuerdas?


Te escribo pensándote
... apesadumbrada mi alma por lo que ya no es.
Me encuentro con el alma desnuda,
tratando de abrigarla con tu ayer.

Te escribo con estas manos
que eyaculan tu recuerdo
¿acaso no escuchas el goteo cayendo sobre el lecho?.

Es así ... lo confieso, ¡extraño tu presencia!
aún no entiendo cómo lograste doblegar mi resistencia
echo de menos el tiempo incondicional que me obsequiabas
tu mirada serena ... me hace falta
al tiempo que, echo en falta tus ausencias justificadas.

Éramos como una explosión de dos almas, libando sus heridas aún abiertas.
Existíamos juntos ... ¿lo recuerdas?

18.1.17

Mi Tutor


Desde la obscuridad, busco Tu figura, quizás esa sombra que marcas poderosa entre las mismas sombras, me sorprende no encontrar Tu mano extendida, ni observar esa leve sonrisa que se dibuja en Tus ojos cuando me miras, o Tus labios sensuales que se muestran serenos, con esa sobriedad exquisita, a veces contagiosa.

La pesadez que en ese momento siento me hace caer de rodillas y entre sollozos Te nombro ... y la magia se da ... apareces detrás, con Tus manos sobre mis hombros y esa calidez que reconforta mi alma.

Es evidente que me siento atada a Ti, que busco más ... deseo más, necesito liberarme en Tu Doma.
No puedo imaginar un sendero que no sea a Tu lado, con mi corazón atado al Tuyo, con esas cadenas que me marquen como Tuya ... en una alianza perpetua.


Mi Tutor ...
Es así ... me gusta sentirte
saber que estás cerca
que me guías por ese camino sinuoso
disipando mis dudas
abrazando mis miedos
con esa mirada que me hace estremecer
y acaricia mi pecho
con la palabra que me vuelve rendida a Tus pies
vulnerable, confiada
que ata mi alma a Tu alma
"No temas, no estás sola, estoy aquí ... a tu lado"




Jueves de Relatos
Ésta semana corre a cargo de San, con su blog 
El  tema es: De Tutores y Tutorías


Nota: Dentro de BDSM, un Tutor, es una persona con experiencia que guía, dirige a una persona,  tutela el aprendizaje, ésto dentro de su rol respectivo. Está bajo su consejo, no bajo sus órdenes. Un Tutor no domina y si lo hace es por enseñanza y no por su satisfacción como dominante.

16.1.17

Y todo por amor

                              Puedo pasar el resto de mi vida
                              entre las luces y sombras que desprende tu alma.

                              Sentir que nuestra existencia es perpetua
                              con sólo perderme en tu mirada.

                              Someterme a tus deseos
                              como una inmensa eyaculación eterna.

                              Amarte a perpetuidad... darme infinita a ti
                              caminar a tu lado en un último plano
                              contemplarte en vertical.

                              Arrancarme la piel y cubrirme con la tuya
                              ser huella de tus pies descalzos
                              la nube en tus zapatos.
                                                         
                              Descansar mi cuerpo soñando que te pertenezco
                              conquistar tu corazón y conducirlo al paraíso
                              impregnarme de tu esencia, etérea, intensa.
... Y todo por amor.

Noviembre de 2014

11.1.17

El placer de las tinieblas

     

         En la soledad del claustro, en total aislamiento
         escucho cada latido del corazón
         la respiración que en un principio es agitada y temblorosa
         poco a poco va nivelando su ritmo
         hasta hacerse casi un suspiro.

         Mis pensamientos, que al inicio fueron descontrolados
         se van acomodando lentamente
         embonando cada pieza del puzzle
         hasta terminar un tablero con todas sus esquinas y su centro.

         El temor desaparece cuando las lágrimas asoman
         por las rendijas semiabiertas de mis pestañas.

         En este momento me doy cuenta que, no estoy sola
         he fusionado mi ser interno con tu recuerdo
         y también con tu presencia
         ingrávido te posas sobre mi cuerpo
         al costado derecho, al costado izquierdo.

         Me doy cuenta de los errores que he cometido
         de los fracasos que obtuve por no esforzarme

         Y entonces... Abro la reja y camino decidida
         con rumbo hacía las tinieblas
         segura de que encontraré tu mano al final del pasillo
         porque confío en ti y sé que, a pesar de mis fallos
         tú no me has fallado.

         ...Y así sucede.
        Tu mano se eleva conforme mis pasos avanzan
         tu mirada es de satisfacción y gozo
         me sabes sin dudas, totalmente tuya
         a tu pleno uso, a tu entera disposición.

3.1.17

Invasor sombrío

Prometiste cuidar mi corazón y redimir mi alma.
Introducir tu mente dentro de mi mente
y encontrar el lugar correcto para colocarte allí.

Prometiste lamer viejas heridas
recorrerlas con tu lengua y tu respiración ahogada
hasta rellenarlas y de ésta forma, 
el vacío que hasta ese momento habitó en mí
... lo llenarías de ti, de tu olor a hoguera
de tu roce con sabor a precipicio
y tus palabras repletas de romanticismo.

Prometiste continuar allí,
donde los demás han fracasado
y reconstruir las ruinas en las que me dejó el pasado.

¡ Prometiste tanto ... !

Tenía miedo ... lo confieso.
Porque lo único que quería y necesitaba
era sacarme ese traje de culpas inertes
de cicatrices de guerras pasadas
y volar sin alas.

Te abrí la puerta y te incrustaste allí
en ese corazón dañado.

Ahora todo mi ser se desvanece
cuando el pequeño latido que te sobrevive en mi pecho
te vuelve a mí.
Existes dentro de mí ... ¿ lo sabías ... ?